Unos lentes de armazón definitivamente pueden cambiar tu rostro, ya sea dándole más estilo o cambiando tu imagen. Esto no quiere decir que sea malo usarlos, pero es una de las principales razones por las que hay quienes prefieren utilizar lentes de contacto, así que cabe la pregunta ¿cuál es mejor?

Tenemos que comenzar diciendo que todo depende, así que es importante que determines lo que es importante para ti, así como los padecimientos de tus ojos para elegir.

Si solo necesitas un apoyo para leer, manejar o estar en la computadora, lo más recomendable son los lentes de armazón porque colocártelas es cuestión de segundos. Además, limpiarlos es fácil y no representan un gasto más. Toma en cuenta que estos son los lentes más adecuados para algunas formas de estrabismo.

Por otro lado, los lentes de contacto son muy buenos para quien practica deportes, ya que no se resbalan ni se rompen y ofrecen un buen campo de visión. Otra ventaja es que se adaptan a cualquier tipo de ojo y permiten tener un aspecto más natural. También hay padecimientos, como la curvatura de la córnea, que solo pueden corregirse con lentes de contacto.

Es importante señalar algunas desventajas de ambos:

Los lentes de contacto pueden resultar problemáticas para quien padece de ojo seco o diabetes. Algunas personas pueden tener dificultades para colocarlos y para quitárselos, y requieren de un ritual de limpieza diario para mantenerlos en buenas condiciones.

Los lentes de armazón pueden rayarse fácilmente, dificultando la visión. El entorno les afecta, así que pueden empañarse con altas temperaturas. Para practicar deportes no son muy cómodos, y algunos modelos pueden ser pesados o incómodos en la nariz.

En Óptica Optiluz podemos ayudarte a elegir lo que más te convenga de acuerdo con el padecimiento de tus ojos y de tu vista, así que no dudes en visitarnos.